976.es


Noticias de Zaragoza

La Lonja recorre el último medio siglo de España a través de los ojos de Sanz Lobato

— 21.09.2020 @07:35

La sala de exposiciones municipal de Plaza del Pilar acoge la exposición retrospectiva 'Fotografías 1960-2008' del artista sevillano, Premio Nacional de Fotografía en 2011
Es la cuarta y última exposición que abre sus puertas en Zaragoza en el marco de celebración del Festival Internacional PhotoEspaña, tras las inauguraciones del Centro de Historias y la galería Carolina Rojo

La sala municipal de exposiciones de la Lonja acoge desde hoy y hasta el próximo 7 de septiembre la exposición 'Rafael Sanz Lobato: Fotografías 1960-2008', una muestra retrospectiva compuesta de 137 fotografías que supone un recorrido visual por la historia de nuestro país a lo largo de casi medio siglo. La exposición, que ha sido presentada este mediodía con la presencia de los comisarios de la misma, David Balsells y Chantal Grande, está organizada por el Servicio de Cultura del Ayuntamiento de Zaragoza y el Ministerio de Educación y Cultura, y se enmarca en la programación del Festival Internacional de Fotografía 'PhotoEspaña' en Zaragoza.
Es la cuarta y última exposición que abre sus puertas en nuestra ciudad dentro de la programación del Festival, tras las inauguraciones del Centro de Historias ('Testigos de las revoluciones árabes', hasta el 20 de julio, e 'Historia, miradas de artistas', hasta el 24 de agosto), y de la galería Carolina Rojo ('Luis Gordillo. Fotografías G/K', hasta el 26 de julio).
Galardonado con el Premio Nacional de Fotografía 2011, Rafael Sanz Lobato está considerado uno de los grandes nombres de la historia de nuestra fotografía. Desde los paisajes, a los retratos y los bodegones, aborda temas como la transformación del mundo tradicional y las culturas populares ante los nuevos tiempos, dejando memoria de un mundo que desapareció. Su trabajo adopta un método de observación antropológica y un enfoque documental que influyó en el fotoperiodismo contemporáneo al coincidir con un cambio de época histórica y política.
Rafael Sanz Lobato pertenece a una generación de fotógrafos irrepetible de posguerra que a partir de los años 50 dio a nuestro país una producción documental excepcional. Estos fotógrafos, rechazaron las herencias de preguerra y se desvincularon de ellas, trabajaron con espíritu trasgresor respecto al entorno establecido, tanto social como político y, naturalmente, con la práctica fotográfica dominante.
Sanz Lobato convirtió a la fotografía en una pasión desbordante. Como documentalista realiza varias series: La Caballada de Atienza, Rapa das Bestas, Auto sacramental de Camuñas o Bercianos de Aliste. Esta última, en la que retrata de forma magistral la procesión conocida como del Santo Entierro, recibió la atención de la revista americana Popular Photography que, en el año 1970, le publica un portafolio de 4 páginas.
La fotografía documental de Rafael Sanz Lobato muestra y hace reflexionar sobre un cierto temperamento de nuestro país que evoca y recuerda ciertas vivencias. Es capaz de rememorar, entender e interpretar una manera de vivir en un período no muy lejano de la España profunda, donde el carácter y el alma de este país se manifiestan a través de los ritos religiosos o civiles. Sus imágenes nos fascinan y nos enseñan. Rafael es uno de los fotógrafos que ha sabido relacionarse con la gente, escucharla, respetarla y fotografiarla. Sus paisajes ilustran una España árida y al tiempo majestuosa. Una España profundamente religiosa que respeta, siglo tras siglo, año tras año, los ritos marcados por una Iglesia omnipresente.
En esta exposición se exhibe un magnífico ejemplo del mejor realismo documental, dotado de gran intensidad y sensibilidad. Son documentos clave de la fotografía realista moderna española que han influido de forma importante en autores de las generaciones sucesivas.
Biografía
Rafael Sanz Lobato (Sevilla, 1932) se traslada con sus padres a Madrid en 1941. Finalizó sus estudios de Profesor e Intendente Mercantil en 1955. En 1956 compra su primera cámara fotográfica y en 1961 ingresa en la Real Sociedad Fotográfica de Madrid.
Crea, en 1966, junto con Carlos Miguel Martínez, Donato de Blas, Nieto Canedo, Serapio Carreño, Mordt Landa, Carlos H. Corcho, Botella y José Blanco Pernía el grupo ¿La Colmena¿ y dos años más tarde, tras la desaparición de este, formaría el ¿Grupo 5¿, de carácter interprovincial independiente y con compromisos creativos, junto a Vila Massip, Sanchis Soler, Sáez López y Carlos H. Corcho.
En 1972 abandonaría la Real Sociedad Fotográfica de Madrid debido al trasfondo político existente y a diferencias con su presidente, Gerardo Vielba. En 1977 pasa al terreno profesional, especializándose en automóviles, bodegón, retrato y Arte. Y de 1980 a 1985 compaginaría su trabajo creativo con la actividad profesional.
Desde 1973 su obra ha sido expuesta en galerías y museos de diversos países, tanto en muestras monográficas como en colectivas, y ha recibido la atención de la crítica de las mejores revistas especializadas. En 2004 recibe la Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes, y en 2009 recibe el Premio Ciudad de Lérida, por el conjunto de su obra y, en el 2011, el Premio Nacional de Fotografía del Ministerio de Cultura.